Seguidores

miércoles, 12 de mayo de 2010

Un largo viaje, donde solo se quedan unos pocos.

La vida es como un paseo en tren interminable. Hay muchos trenes con diferente tamaño, capacidad, peso, color y compañía. Al tren se sube mucha gente, algunos se quedan, otros se bajan y inevitablemente muchos suben. En el momento en el que alguien mete su pie en el tren, forma parte de ese tren, de una manera importante o insignificante, pero es parte del tren. Luego esa persona decidirá si se queda, si deja huella en ese tren o si simplemente se baja en la primera parada.

1 comentario:

Andrea Álvarez dijo...

oisss yo quiero viajar en un tren del que nunca bajar :) ttequiero mocosaa.