Seguidores

lunes, 26 de septiembre de 2011

Todos necesitamos nuestro momento, nuestro rato solos. Despejar la mente. Lo bueno es que todos tenemos nuestro paraíso personal, donde nos gusta ir, el mio sé cual es, los que me conocen lo saben, la parte mala... es que esto no es una película, no voy a ir a recapacitar y aparecerá alguien demostrándome ese toque, ese detalle de película que nunca viene mal.-entonces cierro los ojos y me imagino ahí, en mi paraíso, con el viento dándome en la cara, despeinándome el pelo. El olor a césped, césped del bueno, verde y fuerte; entonces suspiro, miro al mar y una mano me toca la cintura, me giro, pero no le veo el rostro, nunca se lo logro ver, siempre el mismo sueño y se para en el mismo minuto. 

3 comentarios:

la chica solitaria dijo...

Que pena que nos sueño bonitos siempre acaben en el peor momentos y las pesadillas parezcan que no tiene final.

Un beso

Rocío dijo...

Oh, it's incredible, yeah yeah..

Martaa. dijo...

Me encantan tus entradas, son muy profundas :) Un beso!