Seguidores

jueves, 29 de noviembre de 2012

Dos pasos hacia adelante, cinco hacia atrás.


Uno de los hombres más sabios del mundo dijo: "Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa." Lo que Gandhi no dijo es cuando era esta teoría efectiva, en que momento entraba en vigor. Para nuestra persona un esfuerzo total es una victoria completa pese a nuestro fracaso en ello, pero hay muchos ámbitos en los que esta teoría se queda meramente en unas bonitas palabras. Luchar por algo y no conseguirlo. Tropezar siempre no es satisfactorio, es frustrante. En el colegio siempre importa más el número que sale en el margen superior derecho del papel que el tiempo invertido en esforzarte porque dicho número sea cada vez más alto. No importa el esfuerzo del día a día, total ese esfuerzo solo lo conoce uno mismo realmente. En lo personal, dar siempre para mantener a todo el mundo contento no siempre tiene como recompensa lo que uno quiere, no siempre se obtiene todo lo que se da y por más actos de buena fe que realices, a veces la vida se olvida de devolvértelos de una manera u otra.
Entonces todos nos quedamos con la idea de que la recompensa se encuentra en el esfuerzo y de que esto tiene que bastar, pero no basta. No es suficiente. Aunque a los de alrededor les valga para hacernos sentar bien, personalmente no llega. No obstante, nunca hay que rendirse ¿no?
Si llevas luchando contra el viento demasiado tiempo y estás en el tramo final ¡Qué más da un poco más de biruje¡ Es el último cacho, es el aire más fuerte pero después de ahí no hay más.

1 comentario:

Irenee dijo...

Sigues igual de genial. Hoy precisamente me siento muy identificada con tus palabras, pero el esfuerzo de vez en cuando debe de tener alguna recompensa, si no, en mi opinión y a nivel personal, podemos venirnos abajo... Me alegro de haberte leído de nuevo :)