Seguidores

viernes, 15 de julio de 2011

Cuando llevas mucho tiempo solo te das cuenta de que no importa a cuantas ranas beses, necesitas el cariño de una. Probar tanto termina cansando, es como ir de compras: miras, seleccionas y pruebas suerte. Al final, todos nos cansamos de probar, necesitamos comprar, pero hay que darse cuenta de que prenda es la que nos queda bien y nos gusta. Ir a caja y no dudar. Adjudicado. Nuevo producto. A disfrutarlo y mimarlo.

5 comentarios:

Berta dijo...

Mencanta el escrito!!
ME gusta mucho el blog
Pasate por el mio, y si te gusta sigueme, como me a encantado el tuyo yo te seguire! venga un bso :)
http://missmadnessb.blogspot.com/

Clara dijo...

Cuánta razón tienes!!

naaaa dijo...

estoy de acuerdo! :)

Daniel dijo...

Se debe comprar algo muy bueno.
Tan bueno, que no se admita devolución!
Un beso!

Anónimo dijo...

Lo malo esque las personas no venimos con etiqueta gordi. No puedes saber si una falda puede secarse en la secadora o no si no viene con etiqueta entonces alomejor por probar la metes en la secadora y se estropea...y no vuelve a ser la misma falda, pero si es de temporada siempre puedes comprarte otra igual. Los chicos, como esa falda, tampoco tienen etiqueta y a veces, al no poder seguir las instrucciones de la etiqueta, te equivocas pensando que era lo correcto o por probar... Y de repente te das cuenta que no es de temporada que era un artículo exclusivo. tucompi :P