Seguidores

lunes, 22 de agosto de 2011

Gabriel Lale.


Hoy mientras acababa de estudiar, tenía el ordenador ahí y me puse a mirar fotos y abrí tu carpeta, no sé, así de pedrada, como nos pasa a veces, haciendo cosas, me acordé de ti. Y ¿sabes? me di cuenta de una cosa. No hacen falta años para conocer a alguien, o para aprender a confiar en alguien, contigo fue fácil. Lale llevas conmigo mucho tiempo, y contigo he conseguido no un amigo, sino como un hermano mayor, un primo, un padre, un apoyo, llámale x, te he conseguido a ti, que es lo más importante. Me has querido y cuidado dentro del colegio, en clase, en los pasillos, en los recreos, en las salidas, en excursiones, en sábados, en viernes, en fiestas, en mañanas y en horas seguidas juntos. Tengo muchos amigos, a lo mejor no tantos, tengo los que hay que tener, suelen decir que quien tiene a mucha gente, solo le pertenece menos de la mitad, yo tengo lo justo, lo necesario. De los que tengo, de ti destacaría todos esos momentos que nombre antes, también me gustaría añadir que siempre, siempre me escuchas, y me trasmites atención y seguridad cuando lo hago, y la verdad, eso poca gente lo consigue. Tú no solo me escuchas, me aconsejas y me entiendes. Actúas según la situación. Cuando hay que estar serio lo estás y eres de los primeros, por no decir el primero, en sacarle la sonrisa no solo a mi si me hace falta sino a los demás. ¿Sabes por qué te digo que somos como dos gotas de agua? Porque somos practicamente iguales. Sé que tú eres ese amigo, que si me pasa algo, cancela sus planes por estar conmigo, cosa que yo también haría. Tú y yo somos los pardillos de turno que cancelan su noche para ayudar de los demás. 
Me gusta saber que tú estás ahí siempre, cuando pase tiempo sin vernos o lo que sea, que estarás ahí a la vuelta. A veces hace falta perder algo para saber lo que teníamos, con el tiempo yo he aprendido a no tener que hacer caso de ese dicho, no necesito perder las cosas ni quiero, para darme cuenta de que es lo que tengo. Te tengo a ti, y tú me tendrás para ti las veinticuatro horas del día, y de esto me he dado cuenta cada día, en especial uno, ese que te dije, de el ahora hace más de un año, fuiste el primer abrazo de ese lunes a las 8.30 de la mañana y la mirada que me dedicaste ese día, no podría llegar a explicarla nunca; me lo demuestras cada vez que me miras, en los abrazos....creo que, me enamoré de tus abrazos, los tuyos significan algo, bueno... siendo sincera, me transmiten muchísimo más de todo lo que tú te puedas pensar. También me he dado mucha cuenta de ti, cuando faltaste esos últimos meses al colegio, me falta algo allí dentro, pero se compensaba los fines de semana.
Si destacamos un adjetivo de cada persona, de ti tendría que decir, que eres la persona más buena que conozco. Mirando la hoja que apareció hoy en el buzón con las fechas del colegio, me ha entrado la nostalgia, si curioso, pero he pasado dos años contigo en clase, y ahora me vas a faltar cuando gire el cuello. Simples detalles que echaré en falta: un beso de buenos días, un abrazo cuando suspendo un examen, un agarre de riñones, un guiño o sencillamente una sonrisa. Te voy a echar de menos, mucho no y muchísimo tampoco, más... pero soy experta en amistades a distancia, y te digo que seguirás y seguiré y seguiremos siendo igual de importantes, imprescindibles y de especiales como lo somos ahora. Nuestras fotos ya dicen mucho, todas esas cosas que me quedarían por decir, quedan reflejadas en nuestras fotos.
Gracias espalda de hierro, por ser así, por quererme, mimarme, apoyarme, vacilarme... eso que sabes más que de sobra.


Te quiero Grabriel Lale, infinito.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Precioso.
Es como una declaración de amor, aunque no lo sea.
Sabes, es increíble que la sola presencia de alguien pueda despertar tantas cosas. Y la foto que acompaña hace que pueda sentir que lo que has escrito es demasiado real.
Te ves muy bien a su lado y eso no es fácil. Nos tomamos infinidad de fotos, pero no en todas encontramos el acompañante perfecto.
Disfrútalo! Porque hay chicos buenos y no tan buenos en la vida. Tienes uno bueno, no lo pierdas de vista.

Un bso muy grande para ti.

PD. Ahora sé porque eres la chica de las sonrisas. :)

Rafael Garcia dijo...

Vaya, hacia un buen rato que no me pasabo por tu blog. Veo que sigue siendo tan precioso como siempre. Me ha encantado esta entrada. Como todas las demas! Por cierto, he actualizado mi blog con un nuevo relato, tras un mes sin publicar nada... Pasate si quieres, seras bienvenida! Un beso.